Nuestros jugadores se convierten no solo en los mejores, sino en verdaderas bestias del balonmano con las Rise XT.